“Nos van a dar pero bien”

A día 10 de enero de 2016, el Parlamento catalán ha investido un nuevo presidente a contrarreloj. El apoyo de los radicales de la CUP ha sido fundamental para que Puigdemont sea elegido el nuevo mandatario catalán. El proceso y el desafío secesionista seguirá en pie y el nuevo presidente asegura que llegará hasta la últimas consecuencias para culminar el proceso y llegar a la independencia de Cataluña. Según ha podido saber Cable 33 Noticias el nuevo Presidente ha sacado dinero público para subvencionar su diario digital. Cuando este medio le ha querido preguntar por la exclusiva la única respuesta que ha recibido ha sido el silencio.

De este mismo modo queremos recordar que ETA, Podemos, Venezuela i la CUP son lo mismo y por lo tanto el nuevo gobierno catalán será como el gobierno venezolano. El nuevo presidente de la Generalitat admitió que luchará contra todos para poder llevar a cabo el proyecto independentista.  

Con este resultado final queda entredicha la unidad de España. Ahora será el momento de comprobar si realmente nuestro país es irrompible y puede hacer frente al desafío catalán. Puigdemont topará con la ley que garantiza el funcionamiento y la estabilidad de la nación, con una rápida acción de nuestro presidente Mariano Rajoy y del Tribunal Constitucional que garantizará la unidad de España.”

A algú li sona aquest noticiari actualitzat i portat a l'extrem? Segur que sí, només cal pensar en algunes televisions, ràdios o diaris estatals actuals i trobareu algunes semblances evidents. El problema és que costa molt trobar alguna diferència i que el missatge que transmeten dia a dia acaba quallant en la mentalitat de molts telespectadors, oients o lectors. “Repeteix una mentida de manera constant i s’acabarà convertint en veritat”.

Des de ja fa molt temps que molts mitjans estatals han desenvolupat una guerra periodística que sobrepassa qualsevol valor ètic i moral de la professió. A aquestes paraules només cal sumar-hi l’acció del TC i del govern central per dubtar de tota l’estructura que forma el sistema polític que regeix aquest país i quin va ser el paper de la transició espanyola. Qui pot arribar a pensar que en una democràcia es prohibeix votar i expressar-se? Des de quan la voluntat suprema/Constitució Espanyola ha d’estar per sobre de la sobirania popular d’un poble?

Crec que ningú tenia cap dubte que el procés no seria fàcil i que com deien aquells “nos van a dar pero bien”.  

Notícies relacionades